18 Nov, 2018
ANALISIS BETIS 4 – LEVANTE 1 (J.6)

El Levante llegaba al Villamarín invicto hasta la fecha tras ganar por tres goles a cero  a la Real Sociedad en la jornada anterior. El Betis por su parte, venia de conseguir su segunda victoria consecutiva tras ganar en el Bernabéu 0-1.

Sistemas de juegos iguales (1-4-3-3) pero modelos de juego opuestos los de Setien y Muñiz, por el lado bético posesión y presión alta  y por el lado granota repliegue intensivo y contraataque.

La primera mitad se mantuvo una dinámica estable, posesión en campo contrario del Betis con la amplitud de laterales (Barragán y Durmisi), Javi García metido entre centrales para mantener a estos abiertos y Fabián y Guardado buscando enlazar entre líneas con los tres de arriba. Una variante ofensiva presentaba el Betis con respecto a los partidos anteriores, salió con dos jugadores que suelen desenvolverse como delanteros (Sarabia y Sergio León). Cuando el Betis estaba en fase ofensiva, en campo rival los dos delanteros fijaban centrales y  Joaquín se metía por dentro para intentar crear superioridad numérica en segunda línea dejando los carriles a los laterales anteriormente mencionados. Le costó mucho al Betis crear ocasiones en la primera mitad debido a un gran trabajo defensivo del equipo levantino. La idea del Levante era clara, Alex Alegría marcaba por detrás del círculo central la primera línea de presión, siempre emparejado con Javi García cuando este se metía entre centrales, Bardhi o Campaña salían a recibir al central que poseía el balón para cerrar líneas de pase. Ante el robo de balón, una premisa clara, contraataque por banda aprovechando el uno contra uno de Ivi  y Morales y los espacios que el Betis podía dejar. La única manera en la que el Betis llegaba a zona de finalización era realizando cambios de orientación jugando para los laterales abiertos, los cuales inmediatamente servían balones al área donde esperaban los tres hombres de ataque.

La segunda mitad fue muy diferente,  el gol bético al inicio del segundo periodo obligó a que el Levante se hiciera más largo,  adelantando la presión en busca del empate, permitiendo al Betis aumentar la diferencia en el juego y el marcador. Sergio León buscaba constantemente la espalda del lateral zurdo. Fabián aprovechó la distancia entre líneas del rival para desequilibrar el juego. Se pudo ver un Betis a imagen y semejanza de su entrenador, posesiones largas, paciencia y confianza para sacarla desde atrás, continuos apoyos al poseedor del balón y verticalidad en los metros finales. El Levante se vio condicionado por el gol tempranero de la segunda mitad, fue un equipo totalmente diferente al de la primera. Adelantar la presión les penalizó y ni siquiera los cambios mejoraron su juego.

Los jugadores del Betis venían de cinco jornadas en las que se encontraban en proceso de asimilación de los principios de juego del modelo para en este partido dar un paso de gigante en muchos de los subprincipios que el entrenador demanda.

La influencia de: Fabián

El 6 del Betis está creciendo por momentos, era conocido su talento dentro del club pero aún no estaba dando su nivel esperado. Sin duda la llegada de Setien le beneficia enormemente por su manera de jugar y entender el juego. Contra el Levante fue protagonista destacado, sobre todo en la segunda mitad. Presión, robo de balón, paredes, juego de espalda, toco y me voy, toco y me quedo, apoyos continuos en salida en zona de inicio, ruptura de líneas conduciendo en zona de creación, llegadas desde segunda línea y último pase en zona de finalización…además del extraordinario gol que anotó.

Rubén J. Peña González

Técnico Deportivo Superior Académico (UEFA Pro).

@Rubenjpg 

0 Comments

Leave a Comment