22 Sep, 2018
ANÁLISIS R. BETIS 2 – D. LA CORUÑA 1 J.4

El Betis quiso la posesión y dominar en campo contrario, en cambio el Deportivo realizó un repliegue intensivo y para salir al contraataque.

Dominio verdiblanco al inicio del partido, en salida desde Adán centrales y laterales buscaban amplitud con el apoyo de un centrocampista, Javi García normalmente, en zona de creación una premisa importante era tener numerosos apoyos al poseedor del balón, para facilitar la posesión y atraer la presencia del rival, con la intención de buscar posteriormente cambiar la orientación del juego a zona lateral contraria. Guardado volvió al once y su equipo lo notó. Fue determinante en todas las fases del juego, apareciendo siempre cerca de balón para la presión, en las transiciones tanto defensa-ataque como ataque-defensa y en la zona de finalización  para en ocasiones dar el último pase. Se concentraba el equipo coruñés en campo propio para iniciar la presión excepto cuando el balón llegaba al portero bético Adán, en ese caso presionaban para provocar el fallo. La disposición defensiva fue exactamente la misma que ante el anterior rival bético, el Villarreal, con dos líneas de cuatro y dos hombres más adelantados.

El Betis como en anteriores ocasiones cambió con el marcador a favor. En ese momento dejó de tener la posesión y la presión media-alta para replegar a campo propio teniendo como consecuencia mayores dificultades para llegar a zona de finalización.

Tras el empate deportivista se dieron minutos de posesión alterna hasta los minutos finales del primer periodo. Desde ese momento los equipos volvieron a tomar los roles iniciales.

Ante el repliegue intensivo deportivista, el Betis buscaba en campo rival amplitud con Barragán y Durmisi, centrales abiertos y Javi García como eje de estos. Guardado y Narváez (más tarde Camarasa) buscaban entre lineas crear superioridades zonales y numéricas en zona de finalización. Tello y Joaquín permutaban posiciones y participaban en el juego interior para dejar los carriles a los laterales. Mientras tanto Sergio León fijaba a los centrales

Una premisa importante en el juego bético para tener la posesión y mantener la iniciativa es ya la presión tras pérdida creando en muchos ocasiones superioridad numérica en la zona de influencia del balón para robar o provocar el fallo del rival.

En la segunda mitad dentro del dominio en campo rival del equipo sevillano hubo momentos de ida y vuelta, en las que el Depor encontró espacios en pérdidas de balón e ineficientes vigilancias defensivas del rival, organizando contraataques en superioridad numérica que no lograron finalizar. Paradójicamente a pesar de ser el equipo coruñés quien buscaba el contraataque fue el Betis quien aprovechó éste aspecto para conseguir su segundo gol.

Adelantó líneas el equipo visitante para intentar lograr el empate, sin embargo, el Betis tuvo más control del juego en los minutos finales, algo muy demandado por Setién en el anterior partido en casa ante el Celta.

El sello de Setien se nota cada jornada que pasa, mientras el equipo de Mel no encuentra el equilibrio ofensivo deseado.

 

 

 

 

 

Rubén J. Peña González

Técnico Deportivo Superior Académico (UEFA Pro).

@Rubenjpg 

0 Comments

Leave a Comment