22 May, 2018
Los malos resultados y la preparación física

Apareció de nuevo el lobo tras una derrota. El “Preparador físico”, esa persona desconocida para la mayoría de todos los que opinan sobre fútbol (de pleno derecho por supuesto), pero que en el momento que los resultados no acompañan está en boca de todos.

Que la incidencia de la preparación física es importante en este deporte queda claro, debido a que básicamente el resultado visible de todo el proceso interno se manifiesta físicamente, ya que el cuerpo es el vehículo en el que se desplazan las otras estructuras. Lo que no está tan claro es el porcentaje de importancia que ésta pueda tener dentro de la globalidad de la forma deportiva que diría Mourinho. Es por eso por lo que cuesta entender la exposición tan clara sobre la relación lineal entre este parámetro y los bajones que algunos equipos experimentan en determinadas fases de la temporada.

Me atrevería a decir que la preparación física como tal es casi mágica, ya que en ocasiones los mismos jugadores son capaces de realizar un despliegue físico enorme cinco o seis días después de aquel partido en el que se “arrastraban” por el campo y el preparador físico recibía palos en la rueda de prensa. Continuando diría que hasta en el mismo partido esto puede llegar a ocurrir, o ¿cuántas veces hemos vistos equipos que tienen una competición prácticamente perdida y tras empatar en el último minuto corren en la prórroga lo que no han sido capaces de correr durante 90 minutos?

Yo personalmente claro que creo en la importancia del aspecto físico, sería un loco si no lo hiciese, pero dentro de un conjunto de factores (complejos) mediante los cuales el futbolista se organiza. Es normal y lógico que se niegue al físico como factor determinante cuando esto ocurre en un equipo profesional como ahora le ocurre al F.C. Barcelona, y lo es porque si eso se aceptase estaríamos descomponiendo a posteriori lo que no separamos cuando se entrena. ¿Me van a matar si digo que el físico depende en muchas ocasiones de una emoción?, ¿de una situación de partido que te puede “animar”?, ¿de una situación de partido que te perjudica gravemente?, ¿de las sensaciones que te transmite en un día determinado un contexto determinado?, ¿de si nuestra grada está con nosotros o no lo está? Mátenme si quieren, pero yo concibo la manifestación física como el elemento final donde todas las estructuras concentran sus esfuerzos para que lo visible sea lo correcto, pudiendo también ser inhibido por estas mismas de forma que limite el rendimiento. Prefiero eso a generalizar en el descenso físico de 18 jugadores, donde ni siquiera somos capaces de respetar sus características individuales.

Roberto Arias

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física
y del Deporte. Entrenador Nivel 1. Máster
Preparación Física para el fútbol (Futbollab).

@futboldelacalle

Tags: , , ,

0 Comments

Leave a Comment

SÍGUENOS


SÍGUENOS

mayo 2018
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031