22 Sep, 2018

La llegada de Raúl González al Schalke 04 fue quizá el último punto de inflexión de su carrera. Su desplazamiento a tierras Germanas le hizo recuperar su mejor versión, ante la duda de aquellos escépticos que pensaron que el ex-jugador blanco había ido a Alemania únicamente a firmar su último contrato, poniendo en duda su capacidad futbolística para rendir de nuevo al máximo nivel. 58475187

No necesitó mucho para convertirse en un ídolo para la afición. Su entrega, experiencia y ese entendimiento del juego que siempre tuvo volvió a su máxima expresión, otorgándole a la Bundesliga la figura mundial que siempre fue. Así que no es de extrañar que el propio Guardiola afirmara que “Raúl es el mejor jugador Español de la historia”.  En las dos temporadas que jugó en el equipo Alemán, anoto 40 goles, ganando una Copa Alemana (único título que nunca ganó con el Real Madrid) y una Supercopa Alemana, año en el que abandonaría el equipo bávaro.

Raúl fue durante esta etapa la máxima expresión de la inteligencia táctica, aquello que tu cuerpo es capaz de realizar teniendo en cuenta sus posibilidades y los condicionantes externos. Su lectura de situaciones daba un plus a su equipo, lo que hizo que el Schalke 04 realizará la mejor temporada a nivel Europeo de su historia, clasificándose para semifinales de la UEFA Champions League, eliminando al Valencia en octavos de final (donde Raúl anotó un gol en Mestalla) y al Inter de Milán en cuartos de final, haciendo un gol en cada partido. Si alguien dudaba de su capacidad para volver a disputar este tipo de partidos, de inmediato la duda quedó despejada. No solo era uno más dentro del equipo, si no que era un líder. Un aficionado no elige a un jugador por como se llame, eso puede valer dos o tres partidos, luego hay que borrar el nombre de la camiseta y ser aquello que se te exige. Y él lo hizo.

El Veltins Arena quedó a sus pies. Totalmente rendido ante el jugador que lo había vuelto a hacer, de nuevo era leyenda. Consiguió el reconocimiento que cualquier madridista le otorga después de 16 temporadas en Chamartín, pero en solo dos años y sin lo que anteriormente como costumbre tenía detrás, los mejores jugadores del mundo. Después de esto, realmente ya era capaz de de abandonar el fútbol de alto nivel, para terminar jugando en Qatar y EEUU antes de su retirada definitiva.

gracias raul

El futbol es de caprichos, ilusión y sobre todo del aficionado. Es complicado encontrar futbolistas que generen empatía con la grada de una manera tan natural y con tan pocos alardes. Unos necesitan muy poco para hacer lo que otros tienen que hacer a base de goles, años y títulos. Por eso ciertos perfiles son especiales e irrepetibles, por eso cualquier entrenador o preparador de alto o no tan alto nivel solo tiene elogios para esta clase de futbolistas. Esos Pirlo, Puyol… que enseñan la verdadera empatía del fútbol, la respuesta más objetiva ante la subjetividad que representa ese sentimiento al fútbol es verles calzarse las botas, y es al contrario cuando los ves dejar de hacerlo. Ojalá no se acabara nunca, ni él ni tantos otros, pero el fútbol  también es preso del implacable tiempo, aunque en ocasiones estos futbolistas hayan logrado detenerlo.

Imagen número 1 tomada de www.123databaseimages.com
Imagen número 2 tomada de www.goal.com

ROBERTO ARIAS

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física
y del Deporte. Entrenador Nivel 1. Máster
Preparación Física para el fútbol (Futbollab).
@FUTBOLDELACALLE 

Síguenos en:

TwitterFacebook

 

 

 

Tags: , , , , ,

0 Comments

Leave a Comment