22 Jun, 2018

El encanto futbolístico que podemos referir en los últimos años  al fútbol español tiene su origen en el medio campo, en la magia y la redondez de cada una de las acciones que allí se ejecutaban, y por supuesto en lo infalible que se convirtió esa manera de jugar al fútbol para destrozar, vapulear y en ocasiones sonrojar a los mayores rivales, tanto a nivel de clubes (F.C. Barcelona) como a nivel nacional (Selección Española).

Ese toque filosófico era la diferencia con otras maneras de ver el fútbol las cuales en los últimos años han sido también muy efectivas, y es que metía al espectador en una sensación de relajación donde proliferaba de modo interno la  felicidad, la satisfacción, la seguridad, el entendimiento de la belleza asociada a una pelota, el trabajo colectivo,  el sufrimiento, en definitiva todos esos profundos sentimientos que causados por un equipo de fútbol, han constituido una de las fases de la historia en las que este maravilloso deporte ha estado más cerca de la poesía.

VALLADOLID, SPAIN - DECEMBER 22: Xavi Hernandez of FC Barcelona runs with the ball during the La Liga game between Real Valladolid and FC Barcelona at Jose Zorrilla on December 22, 2012 in Valladolid, Spain. (Photo by Victor Fraile/Getty Images)

VALLADOLID, SPAIN – DECEMBER 22: Xavi Hernandez of FC Barcelona runs with the ball during the La Liga game between Real Valladolid and FC Barcelona at Jose Zorrilla on December 22, 2012 in Valladolid, Spain. (Photo by Victor Fraile/Getty Images)

El manejo fino y delicado  de este redondo artilugio que es el balón, está reservado a unos pocos dentro de la élite futbolística siendo éste un elemento diferenciador en relación a los demás jugadores. Si hemos de destacar un jugador (aunque muchos hayan sido notables) del periodo anteriormente mencionado, sería una injusticia no señalar como piedra angular de estas máquinas futbolísticas a Xavi Hernández.

De todas sus cualidades, que son muchas, hay una que sobresale por encima de todas en este intento de organizar aquello que por naturaleza es caos, emergencia e imprevisibilidad,  y no es otra que su agudeza mental. ” He demostrado que la teoría del físico no se cumple. La velocidad del cerebro es más importante que la de las piernas”. Más claro no lo podía definir el propio futbolista, ya que encontraba la solución no solo de forma rápida, sino también acertada a aquello que demandaba una situación de total aleatoriedad, resolviendo la incertidumbre para esa situación de una manera natural y sin ningún tipo de simplificación posible.

Lo que a él lo constituía de los pies a la cabeza es quizá el elemento caracterizador y diferenciador de lo que entendemos por un futbolista moderno: la toma de decisiones. Y es que da igual si tu oponente es más rápido, más alto, más fuerte que tu o incluso si éste reune las tres condiciones, ya que si tu cabeza funciona medio segundo antes, siempre vas a contar con ventaja.

Xavi lo rodeaba, lo pisaba y lo amansaba, era como si le cantase al oído serenidad cuando le demandaba ruido. Hacía lo mismo con el balón que con su equipo, moldeándolo a su antojo porque él y solo él era el jefe, el que organizaba la piezas del puzle haciendo que éste cobrara sentido, con mimo y paciencia, pasito a pasito. Xavi es el jugador que necesita el club azulgrana cada cierto tiempo para justificar mundialmente su modelo, es único y quizá irrepetible, y es el maestro de lo que fue ese gran F.C. Barcelona y lo que queda de él , así como de la mejor Selección Española de la historia. Dentro de cada jugador que ha jugado a su lado hay un poquito de Xavi, y si no que le pregunten a Iniesta o Busquets, o incluso a Messi, porque Xavi es La Masía, el espejo en el que debe seguir mirándose el trabajo futbolístico del F.C. Barcelona, un poeta del fútbol.

ROBERTO ARIAS

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física
y del Deporte. Entrenador Nivel 1. Máster
Preparación Física para el fútbol (Futbollab).
@FUTBOLDELACALLE 

Síguenos en:

TwitterFacebook

 

Tags: , , ,

0 Comments

Leave a Comment